Archivo de la etiqueta: Iona

Reino Unido (XXXI): Abadías, iglesias y piedras varias en Iona

Ni que decir tiene que en la isla de Iona no hay coches, pero cualquiera que los necesite para las distancias con que hay que manejarse en la isla no habría sobrevivido un viaje conmigo durante tanto tiempo. Es así que después de desembarcar en un puerto con las aguas más azules que jamás había visto en el norte, pasamos de los coches de caballos que algunos de nuestros compañeros de viaje optaron por coger y, dejando atrás la minúscula oficina de correos y la tienda, nos encaminamos a la Abadía de Iona.

IMG_4956

La tradicional vista desde el ferry

De camino allí encontramos primero las ruinas de un convento de principios del siglo XIII. Reginald, hijo de Somerled y señor de las islas, lo fundó en el 1200 para instalar a su hermana Beatrice como primera madre priora. El convento pertenecía a una de las dos únicas órdenes agustinas de Escocia y se ganó el nombre de “An Eaglais Dhubh” o iglesia negra por el color de los hábitos de las monjas. Si bien no se ha restaurado desde su abandono durante la Reforma, las ruinas que quedan son de las más representativas en Bretaña de un convento medieval.

iona1

Iona, antes de las cámaras digitales

La abadía, originalmente fundada por el popular San Columba y reconocido como la cuna del cristianismo en el Reino Unido, fue bastante vapuleada por los vikingos, que no eran aficionados a los santos ajenos. La actual data del Medievo, pero incluso ésta sufrió una fuerte restauración a principios del siglo XX, después de quedar casi en ruinas por el tiempo y la indiferencia, por no hablar de la Reforma, que, ya puestos, digamos que tuvo un peso importante en la decadencia del edificio. Curiosa no deja de ser la leyenda de que en este santisimo edificio se enterró vivo a San Orán para evitar que cayeran las paredes de la abadía original. Ni que decir tiene que la hábil estratagema arquitectónica no funcionó, pero para cuando el lugar fue abandonado, San Orán ya debía llevar tiempo sin sentir ni padecer. Por lo menos, en un arranque de inspiración no exento de cierta ironía, le dedicaron el cementerio local, tumba de varios reyes de Escocia: Reilig Odhráin.

El duque de Argyll se encargaría de devolverle el lustre a la abadía el siglo pasado, favor que le valió una tumba de piedra en la abadía, y en 1938 George MacLeod [27], un sacerdote de Glasgow fundaría una comunidad allí. Entonces, y dado el fresquillo ártico que suele hacer por la zona, se restauraron también las dependencias monásticas. Interesante indicar que en esta abadía hay testimonio de desplazamiento cronológico: un sacerdote indicó que había visto la abadía en toda su gloria cuando, mientras se acercaba a ella, el paisaje cambió y se encontró caminando por un sendero que ya no existía. Es posible que Clive Barker se inspirara en esta abadía precisamente cuando diseñó el salto temporal del “Undying”. O, conociendo a Clive Barker, igual no … También se han reportado barcos vikingos fantasma dando vueltas por la isla que intentan atacar la abadía, no está claro si la actual o la cronológicamente discapacitada.

undying-original-pic

¡Qué miedo daba este juego, gente!

Lo más imponente del monasterio es la cruz celta tallada que se eleva altiva ante la puerta y que parece ser que conmemora al obispo francés del siglo IV San Martín. Ya una vez en la nave, es bonito ver los dibujos que la luz traza en el suelo a través de las vidrieras, en este caso bastante sobrias como en los Jerónimos en Lisboa. Un poco más al fondo, atravesando una puerta se va a dar con el claustro, que rodea una escultura llamada El Descenso del Espíritu, verde de musgo como corresponde a un buen monasterio Mignolero. Y, como no podían faltar, tumbas de piedra de caballeros que cruzan las miradas sobre ella. También se encuentra en el museo de la abadía la almohada de San Columba, una roca que desenterraron en 1870 cuando un carro chocó contra ella. Se supone, no se muy bien como, que esa piedra es donde el santo apoyaba la cabeza al descansar y que de ella se talló su lápida.

IMG_4947

Marchando una de cruces celtas …

(27) Hasta donde llegamos, al contrario que su primo Connor, éste no era inmortal, pero si yo fuese por ahí decapitando gente con una espada celta más grande que mi hermana, tampoco lo comentaría en público.

Anuncios

Reino Unido (XIX): Oban and everything after

Ya en el tren y de camino a Oban, pudimos ver una mínima parte del paisaje de los páramos antes de que se hiciera noche cerrada. Y bien que se cerró, si señor. A cal y canto. Fue en estas que mientras íbamos dormitando en los asientos de repente el tren se detuvo en lo que debía de ser una estación. Y digo debía porque allí no había ni máquina de CocaColas ni kiosko ni mucho menos ese tipo de gente que siempre parece a punto de irse pero, de hecho, nunca coge un tren. Lo más que había, vías aparte, era un par de bancos y una caseta de esas de herramientas con techo en cuña de madera y un letrero que, aunque no se veía a esas horas, debía poner algo así como “Quinto Pino”. Estábamos considerando la suerte que teníamos de ir a Oban cuando justo en ese momento el revisor nos informó que teníamos que cambiar de tren y nos soltó allí, en mitad de los páramos, como si de Cumbres Borrascosas se tratara.

wuthering-heights-by-robert-mcginnis

Convencida de que a lo más que podíamos aspirar era a un tren fantasma, estaba ya concentrada en el problema más a mano -donde dormiríamos yo y el Equipaje esa noche tan fresquita- cuando, de repente, apareció de ninguna parte el italiado deja-vù con que Mercedes había hecho pandi. No es que no nos hiciera ilusión, a esas alturas ya esperabamos algo en la línea de una manada de hombres-lobo que amenizaran la velada, pero aquello empezaba a resultar sospechoso.

– Andiamoooo! – exclamó Mercedes más contenta que unas Pascuas, resumiendo en una palabra la kafkiana situación en que todos nos encontrabamos.

El caso es que el tipo nos llevó hasta la cabina que, curiosamente, estaba abierta y ocupada, cuan pequeña era, por un grupo de montañeros alemanes que, milagrosamente, no sólo cabían de forma holgada sino que quedaba sitio y todo. Allí nos acomodamos y mantuvimos una amigable charla de lo más peculiar, en tanto que ninguno entendía la lengua de los otros, hasta salir por bulerías o su equivalente teutón cuando se agotó el meneo de cabeza que acompaña a cualquier frase que uno no entiende. Cuando ya nos habíamos hecho a la idea de pasar allí la noche con ese plan tan folkrorico-festivo que nos había salido fue cuando, efectivamente, llegó el tren que esperábamos. Y, por supuesto, una vez más lo cogimos por los pelos.

El tema está en que más bien tarde que pronto acabamos por alcanzar Oban, la capital de las West Highlands. Durante el día, Oban es un puerto recogido y agradable, con un aire impregnado de sal que resulta de lo más marinero y paredes de piedra desgastadas por el agua y las algas. De noche, sin embargo, parecía recién sacado de un cuento de Lovecraft, como si del mismo Innsmouth se tratase y en cualquier momento fuesen a aparecer por las calles híbridos medio pez, medio humano con intenciones de sacrificar a algún dios primigenio a cualquiera que se atreva a hollar la ciudad al ponerse el sol [45].

Una vez llegadas al albergue que, misteriosamente, no había cerrado a cal y canto como hubiese cabido esperar en alguien gafe como una servidora, descubrimos con alegría que existía una lavadora -por su aspecto, eso si, probablemente habitada por algún gremlim especialista en lavar a mano- y, mientras esperábamos a que nuestra ropa recuperase su color original, hubo tiempo de discutir que haríamos al día siguiente. Básicamente, mis planes consistían en llegar hasta Iona, una pequeñísima isla hébrida con restos arquitectónicos de lo más apañados.

El plus no hubiese dejado de ser encontrarme por allí a Capercaillie o, en su defecto, a la cantante, Karen Matheson, que era por aquel entonces mi grupo musical favorito, pero aún pasarían algunos años hasta que tuviese ocasión de hacerlo muchísimo más cerca de casa. Y bien que mereció la pena la espera, porque resultaron ser simpatiquísimos. Así pues, Iona fue lo que hicimos al día siguiente. Oban, a pesar de ser bastante pequeña con sus 8500 habitantes, tiene algunas curiosidades. Por ejemplo, la torre de McCaig’s, que domina la bahía, es una réplica del Coliseo Romano, construida por el banquero John McCaig en 1897 como memorial de su familia y para dar empleo a la población local que, no obstante, no apreció el detalle en si mismo y la rebautizó como McCaig’s Folly (la locura de McCaig). Hay también una catedral en la Esplanade que no acaba de llamar la atención, pero que ahí queda para el que quiera verla. Lo que es yo, tenía intención de coger el primer transporte posible hacia Mull, la Hébrida más cercana, y, de ahí, a Iona.


(45) El tema del sacrificio humano en este caso sería excusable si tenemos en cuenta que, híbrido o no, Mercedes probablemente le habría colgado una maleta al hombro a cualquier entidad que dispusiese de brazos.