Archivo de la etiqueta: cuaderno de viaje

Cuadernos de viaje: Rumanía

Ultimamente parece que no saco tiempo para escribir, pero al menos durante los viajes puedo dibujar …

Anuncios

Cuadernos de viaje (con niños): Paris y EuroDisney

Os dejo hoy por aquí mi cuaderno de viaje de cuando llevé a mis sobrinillas a Francia, que aunque sean pequeñas también tienen derecho a ver mundo. Dividimos el tiempo equitativamente entre Disney y Paris y así todas contentas. En otro rato os comento los cuatro trucos que permiten abaratar costes en viajes de este estilo como alternativa a que la agencia te cargue lo que quiera o te alojen en Amberes y te den la comida que sobra en el colegio mayor de al lado. Mientras tanto, dibujos para todos.


Cuadernos de viaje: La India

O, mejor dicho, una pequeña parte de ella. Ya le dedicaré un texto específico a algunas cosas en particular de este viaje, pero por el momento dejo aquí mi cuaderno de viaje en formato Issuu para poder leerlo a dos páginas. Invitada especial, la Sole, encargada de amenizar el viaje y el cuaderno. Todas sus movidas recogidas aquí pasaron tal y como se han contado. Hasta lo del agua.


Dibujando en Turquía

Buff, hace siglos que no actualizo esto, con aquello de que hay que trabajar para comer y todas esas cosas. Voy a intentar retomar las buenas costumbres y, por lo menos con cierta frecuencia, dejar constancia de por donde voy dejándome caer estos tiempos.

Para coger velocidad y arrancar, voy a empezar con algo fácil: mi cuaderno de viaje de este verano, de los días que eché en Turquía, desde la Capadocia hasta Estambul. A pesar del calor, una ruta interesante, si bien claramente mejor si la hace uno por su cuenta en lugar de en viaje organizado. Sobre viajes organizados ya hablaré más adelante …


Animalicos del señor: Australia (I)

¡Y mira que hay cosas raras alli en Australia, pero simpaticas al mismo tiempo! (evitando todo aquello que te puede matar y tal, la cosa suele ir bien) Aqui van unos bocetillos de la fauna local del pais. todos los cuales tuve al alcance de la mano (y no me mordieron, no :D) ¡Que ilusion entender por fin aquello de la calle Wallabee 42, Sydney!


Cuadernos de viaje: Edimburgo (I)

Que mejor para arrancar de nuevo que, siguiendo con el tema de Edimburgo, unos cuantos bocetos de mi visita de este verano. ¡Sip! ¡Durante el festival, precisamente!

Pues empezando por los monumentos, el primero de la lista es el conocidísimo castillo de la ciudad. Aunque es de los más grandes de Escocia (si no el más) y está bastante bien conservado, no es en mi opinión el más chulo, pero si merece la pena echar una mañana en verlo. Y también la merece ver la actuación en la sala principal que hacen cada par de horas vestidos de época, muy divertida y bastante instructiva. Recomendable, si se va a ver más de un castillo, comprarse un bono, eso si, porque las entradas son carísimas.

Castillo de Edimburgo

Castillo de Edimburgo

La catedral, un poco más abajo en la Royal Mile, es gratuita, si bien se recomienda una donación de 3 libras para entrar, capilla de los cardos aparte. Con un poco de suerte, se puede pillar al coro ensayando, lo que mejora bastante la visita. En cualquier caso, la capilla de los cardos, con su sagrada orden del cardo y toda la parafernalia, hay que verla sin más remedio, al contrario que castillos, de ésto no hay más -que yo haya visto- en el resto del país. Con tanto detalle, eso si, no hay manera de dibujarla, así que me conformé con el exterior.

Catedral de St Giles

Catedral de St Giles


Cuadernos de viaje: Japon (III)

Siguiendo con mis bocetos de viaje a Japon, aqui van dos nuevas acuarelas. Estas son de Nara, antigua capital del imperio y ahora conocida porque esta llena de … ¿ciervos? Aparte de eso, tiene varios templos interesantes y una artesania aceptable, sobre todo en cuanto a papel, pinceles y tintas se refiere.

nara japan travel sketchbook watercolors

Aunque las construcciones japonesas no son muy antiguas, porque, al mejor estilo de los Monty Pythons, se quemaron, derrumbaron o ambas cosas al mismo tiempo cada 40 o 50 años, el truco está en reconstruirlas casi igual y merece la pena fijarse en, por ejemplo, los techos con sus onis

Nara,Japan travel sketchbook,Watercolors