Archivo de la categoría: Cuadernos de viaje

Cuadernos de viaje: Rumanía

Ultimamente parece que no saco tiempo para escribir, pero al menos durante los viajes puedo dibujar …

Anuncios

Cuadernos de viaje: Turquía

Para abrir la semana, os dejo uno de mis cuadernos de viaje completos: Turquía. Siempre había tenido ganas de ver la Capadocia, pero al final la sorpresa fue Estambul, que me gustó mucho más de lo que esperaba. ¡Me lo apunto para volver!


Cuadernos de viaje (con niños): Paris y EuroDisney

Os dejo hoy por aquí mi cuaderno de viaje de cuando llevé a mis sobrinillas a Francia, que aunque sean pequeñas también tienen derecho a ver mundo. Dividimos el tiempo equitativamente entre Disney y Paris y así todas contentas. En otro rato os comento los cuatro trucos que permiten abaratar costes en viajes de este estilo como alternativa a que la agencia te cargue lo que quiera o te alojen en Amberes y te den la comida que sobra en el colegio mayor de al lado. Mientras tanto, dibujos para todos.


Cuadernos de viaje: La India

O, mejor dicho, una pequeña parte de ella. Ya le dedicaré un texto específico a algunas cosas en particular de este viaje, pero por el momento dejo aquí mi cuaderno de viaje en formato Issuu para poder leerlo a dos páginas. Invitada especial, la Sole, encargada de amenizar el viaje y el cuaderno. Todas sus movidas recogidas aquí pasaron tal y como se han contado. Hasta lo del agua.


Dibujando en Turquía

Buff, hace siglos que no actualizo esto, con aquello de que hay que trabajar para comer y todas esas cosas. Voy a intentar retomar las buenas costumbres y, por lo menos con cierta frecuencia, dejar constancia de por donde voy dejándome caer estos tiempos.

Para coger velocidad y arrancar, voy a empezar con algo fácil: mi cuaderno de viaje de este verano, de los días que eché en Turquía, desde la Capadocia hasta Estambul. A pesar del calor, una ruta interesante, si bien claramente mejor si la hace uno por su cuenta en lugar de en viaje organizado. Sobre viajes organizados ya hablaré más adelante …


Vacaciones en Cazorla

Que viene a ser como Vacaciones en el Mar, pero sin glamur, sin romance y sin barco. Vaya, que lo único que hay es agua a porrillo.
Bueno, pues por aquello de que ya iba tocando, os endoso una crónica de mis primeros días de vacaciones este año. Como mis amiguetes y yo somos masoquistas, tradicionalmente quedamos una vez al año para alguna actividad que nos deje hechos polvo y destrozaos, como bien cantaban los Mojinos. Cuando eramos jóvenes y teníamos fuerzas era peor, porque tocaba subirse todos los picajos de Sierra Nevada, ahora que ya estamos pal arrastre nos conformamos con bañarnos en cualquier cosa que nos cubra por encima de la rodilla en Cazorla y bajar los rápidos del río en kayak, lo que implica la necesidad de ir en julio-agosto, con la frequita, mismamente.

Habitualmente para estos menesteres procedíamos en su tiempo al alquiler de una (o más) casa rural en mitad del parque, donde se montaban barbacoas para reponer esos quilos que no nos dejabamos durante el día, pero con aquello de que cada vez somos menos y que la actividad fuerte del asunto es el Guadalkayak, este año no se nos ocurrió mejor idea que alquilar la casa en un pueblo de al lado (entiéndase al lado por menos de 50km), que venía a caer en mitad de ninguna parte, a mano izquierda. Para colmo de males, resultó estar en lo alto de una colina, que en su tiempo tuvo que estar muy bien para la defensa de la zona, pero cuyo único propósito actual es que tengas que tirar de coche para subir y bajar y que no haya pistas de padel, porque si pierdes una bola tendrás que ir a buscarla a Sevilla.


El pueblo en cuestión, Iznatoraz, resultó tener un puñado de calles, una plaza con reloj y, lo peor de todo, sólo 3 bares, que, para colmo de males, disponían, eso si, de su correspondiente pantalla plana de chorrocientas pulgadas con fútbol-non-stop. A pesar de lo que pueda parecer y teniendo en cuenta que estábamos en la Marca del tapeo, triángulo conformado por Granada-Jaen-Almería, el papeo no resultó demasiado allá y al segundo día ya estaba más repetido que un bocadillo de judías. Fail. Para la próxima, volvemos al campo. Y a la barbacoa.

El tema kayak lo llevamos bien, este año había agua de sobra y los rápidos estuvieron divertidos. Yo, en mi linea, conseguí caerme cuando ya no había ni rápidos ni nada y quedé bajo sospecha de haberme tirado por envidiosa, porque tan torpe no se puede ser. El resto del día se dedicó a la visita obligada a la Charca del Aceite, que, a pesar de cubrir relativamente poco, está helada y, además, es punto de interés de domingueros. La idea hubiera sido comer allí, en el chiringuito que abre aleatoriamente a la hora que quiere y que no tiene cuarto de baño -mejor no pregunteis-, pero entre que sólo tienen bocatas y, una vez te has bañado -y, por supuesto, ya no quieres bañarte más- y te has dado un garbeo por las zarzas de la zona en pantalón corto, no hay mucho más que hacer, optamos por seguir camino hacia el embalse de al lado. En este si hay restaurantes, pero se han puesto de acuerdo para hacer una tarifa plana de 12 EUR por un menú de cafetería de universidad que invita a volver a la Charca a por los bocadillos. Además, hay que aguantar el sonsonete del camarero diciéndote que por 15 EUR, en lugar del pan de ayer te ponen colines. En fin, para no volver. Y, a estas alturas, os habreis dado cuenta de que estábamos en el quinto pino con respecto al Guadalkayak ese, con lo cual nuestra única razón para alojarnos en el pueblo, echada a perder. Otro fail.

Lo mejor del viaje, rápidos aparte, fue la tradicional excursión a las pozas del Borosa, esta vez cargados con bocatas y una sandía tamaño XL. El Borosa tiene un montón de estas pozas dispersas a lo largo del caudal, con lo que uno va subiendo y, quitando un tramo pequeño de coto de pesca, puede bañarse donde quiera. Las primeras veces que vinimos, subíamos hasta la cascada. Más tarde, hacíamos como que ibamos a subir, aunque al final nos apalancábamos a la mitad. Esta vez ni siquiera fingimos y paramos en la primera con suficiente agua para meternos hasta el cuello y refrescar la sandía y las Coca Colas. Y aquí me vino de perlas la toalla de microfibra para hacer la vuelta seca y sin cosas mojadas que tender en sitios pintorescos del coche.

En fin, un año más, una excursión más. Y que dure 🙂


Kung-fusión en la Opera China

Si bien todo el que pasa por Shanghai o Beijing trata siempre de ir a ver el Circo Chino -que viene a ser como una versión Matrix del Circo del Sol-, es justo y necesario acudir igualmente a la Opera China, que es un gustazo visual y, además y por increible que parezca, una mano de reir. En particular, y para nosotros los extranjeros no chino-parlantes, se recomienda el show de Highlights, es decir, un poco de todo. Para los locales, creedlo o no, subtitulan la sesión (?). Por lo que he oido, el dialecto de Shanghai no lo entienden ni ellos, pero, total, a mí me sonaba todo igual.

Lo cierto es que la Opera china, aparte de la voz, se basa muchísimo en los gestos y en el movimiento. Parece increíble que los actores puedan hacer cabriolas con los aparatosos trajes multicolores que llevan puestos, pero se las apañan más que bien. Si alguien pensaba que esto iba de dos señores entradillos en carnes que se plantan en una esquina del escenario con un foco, no podía estar más equivocado. Y, por supuesto, para seguir la obra lo mejor es verles las caras, que son un show en si mismas. Una entrada en las primeras filas viene a salir por unos 20 EUR al cambio y merece bastante la pena. Por 10 EUR se tiene butaca de patio, si vamos cortos de pelas.

El espectáculo es bastante largo y hay que tener mucho ojo, porque el intermedio es casi al final y la parte fuerte viene después. En el intermedio se queda la sala casi vacía y se puede caer en el error de pensar que se ha acabado todo, y entonces nos perderíamos la magnífica, magnífica obra cómica de la Joya que Robaron 3 Veces, que va de un bandolero al que desafían a robar un tesoro en las narices del guarda 3 veces seguidas (de ahí el nombre, claro) y que concluye con más de 10 minutos de combate con y sin armas, volteretas, saltos mortales y no se qué más que demuestran que Jackie Chan no necesita dobles y que los FX en las pelis chinas sólo sirven para poner los monstruos (espero :P)

Para concluir, sólo comentar que, al contrario que en occidente, aquí la opera empieza a eso de las 13:30 y no hay sesiones todos los días, así que lo mejor es dejarse caer por un teatro y pedir el programa de antemano. Y si hacen la obra de la Joya, tanto mejor 🙂