Archivo de la categoría: Acuarelas

Cuadernos de viaje (con niños): Paris y EuroDisney

Os dejo hoy por aquí mi cuaderno de viaje de cuando llevé a mis sobrinillas a Francia, que aunque sean pequeñas también tienen derecho a ver mundo. Dividimos el tiempo equitativamente entre Disney y Paris y así todas contentas. En otro rato os comento los cuatro trucos que permiten abaratar costes en viajes de este estilo como alternativa a que la agencia te cargue lo que quiera o te alojen en Amberes y te den la comida que sobra en el colegio mayor de al lado. Mientras tanto, dibujos para todos.

Anuncios

¡A casa de Ezio!

montereggioni1

Uno de los rincones frikis por definición en la Toscana no puede dejar de ser la pequeñísima villa de Monteriggioni, conocida de cabo a rabo por todos los aficionados a las videoconsolas. O, por lo menos, por los cientos de miles que han jugado al Assassin’s Creed 2, porque ahí se encuentra -en el juego, claro está- la mansión ancestral de los Auditore y habrán pasado por ahí unos pocos cientos de veces durante el transcurso de la partida. ¡Caramba, si hasta da cosa cuando en la siguiente entrega se traslada uno a Roma, así, sin más, sin llevarse los posters de la pared, ni los gusanitos caducados de la despensa!

Ac2-monteriggioni-75df7

Ni que decir tiene que hay diferencias sustanciales entre juego y realidad. Para ubicarnos un poco, a buen paso uno puede recorrerse el mini-pueblo en 7 u 8 minutos, mientras que en el juego yo no llegué a encontrar todas las pu****ras estatuas por aburrimiento. Lo más gordo, claro está, es la ausencia de la mansión de Ezio en todo el embolado, aunque, para compensar, hay alguna mini-tienda en la que venden cuatro cosas sueltas de merchandising de la saga. Aquí van los mapas reales y del juego del pueblillo en cuestión, donde se ve como alargan hacia el fondo para colocarle el chalet a los Auditore. También hay más casas, claro. Lo que si está tal cual son las 14 torres, que Danta usó para evocar la visión del círculo de gigantes rodeando el infierno (igual en pleno agosto, no estuvo tan desatinado.

Zw-model-of-city

monteriggioni

Monteriggioni -no tan curiosamente porque en el juego mezclan alegremente realidad y ficción- si que estuvo implicado en el conflicto entre Siena y Florencia, esta última bajo el control de los Medici. Al contrario que en el juego, no la tomaron a la fuerza, no obstante. Básicamente se la jugaron bien jugada. No se les ocurrió otra cosa a los de Siena que poner al control de la fortaleza a Giovannino Zeti, un tipo que se había pirado de Florencia después de un cabreo monumental con los Medici. Así que estos lo vieron tan bien colocado, decidieron que eran oportunas unas disculpas, pelillos a la mar y todos tan amigos. Y, ya de paso, que los invitara a una fiesta de bienvenida en su nuevo puesto, que para eso están los colegas. Y así en 1554, entraron por toda la cara los florentinos en la fortaleza en lo que es conocido -al menos en Monteriggioni- como la «gran traición». Cabe esperar que en Florencia lo llamen algo más parecido a “pero como se puede ser tan pardillos”.

monteriggionidib


Informática en la serranía de Málaga

En septiembre se vienen organizando en Canillas del Aceituno las JAI,  a las que me invitaron a asistir este año. Canillas es un pueblo pequeñito de montaña de Málaga, cerca del parque natural de la Maroma (que es lo más parecido a montaña que tenemos en Málaga). Como corresponde, está todo en cuesta y, siendo Málaga, no hay donde aparcar. Por suerte cae todo a mano y puedes dejar el coche a la entrada del pueblo sin mayor problema. Para los intrépidos que decidan callejear en coche, allá ellos, más les vale llevar un coche estrecho y encomendarse a todos los santos.

Lo más interesante del pueblo son las siguientes tres cosas: la montaña, el cabrito al horno y las copas de marca a 3 euros y medio. En particular, hay tres rutas para subir a la Maroma, una fácil (relativamente) y dos chungas (supongo que también relativamente). De camino para arriba, lo habitual de la zona: bosque de pinos y zona de anidaje de rapaces, además de una estupenda vista del pantano y el valle. En cuanto al cabrito, lo cierto es que les sale de muerte, y eso que yo soy fan de la ternera. Eso si, comer allí es un deporte de fondo: hay que ir guardando sitio o no hay quien llegue a la meta. Ni que decir tiene que lo normal es que con senderismo y todo te vuelvas a casa con algún kilo extra. En cuanto a lo tercero, nunca salir por la noche me había salido tan barato. El bar de debajo de la casa rural que teníamos, con su terracita, sus guiris y un tipo que lo mismo te tocaba un blues que te cantaba una saeta, era un auténtico lujazo. Y encima conservan billar y futbolín de los antiguos.



Ya puestos, aproveché para hacer algún bocetillo de gente en movimiento y algún retratillo al natural, con más o -mucho más frecuente- menos tino.

En resumen, una buena opción para un fin de semana rural y, para los que sois de Informática, para apuntarse a las JAI’12.


Las ruinas de Mérida

Visto el planazo del Puente de diciembre, lejos de deprimirnos en casa, optamos por coche y carretera y nos plantamos -entre otros sitios- en Mérida, ciudad famosa por sus ruinas romanas, su museo arqueológico y su jamón de pata negra. Yo ya había estado allí unas pocas docenas de veces, con aquello de que mi tía vive al lado y además he ido alguna vez al festival de teatro que se celebra en las mismísimas ruinas, pero una visita extra nunca está de más y menos si llevas las acuarelas viajeras contigo:


Como para escribir soy más flojeras que para dibujar, aparte de la socorrida wikipedia, esta vez me he traido el folleto y lo he escaneado en PDF para todos vosotros, sufridos lectores. Así si quereis visitar el conjunto monumental, os lo podeis llevar empollado y dedicaros sólo a dar paseillos por las ruinas. Ahora, a desempolvar libretas viejas de viajes para ver la evolución dibujando el mismo sitio 🙂


Cuadernos de viaje: San Petersburgo (II)

Por ir actualizando un poco, voy a subir otros tres dibujetes de San Petersburgo: dos a rotulador y una acuarela

Este primero está hecho desde los canales.Al igual que Venecia o Amsterdam, San Petersburgo está rasgado por canales navegables y un clásico del turisteo es coger el típico barquito para que te den un garbeo. Aunque no está a la altura de Venecia para mi gusto, si que merece la pena, sobre todo a partir de la incorporación al Neva.

 

Y hablando del Neva, aquí tenemos el shore line, con su submarino y todo, que resulta que cuando estuve por allí era el día de la Marina y estaba todo lleno de barcos, acorazados, submarinos y, como no, marineros.

Este último es uno de mis favoritos, aunque está hecho en 10 minutos. Se trata de la Catedral de Kazan, en pleno centro de la ciudad. No es que sea un edificio particularmente chulo, pero tiene unos claro-oscuros muy interesantes a la hora de abocetarlo.


Cuadernos de viaje: San Petersburgo (I)

Si, lo reconozco, estoy hecha una floja y no escribo nada últimamente en el blog, pero así termine con unas cuantas cosas del curro me pondré al día. Mientras tanto, os dejo con una nueva entrega de mis cuadernos de viaje, que ahí hay que escribir poco.

El primero es el Hermitage, probablemente el museo más famoso de Rusia. Está ubicado en lo que era el Palacio de Invierno hasta que invitaron a los Romanov a una ración de plomo del bueno aprovechando que el clima tenía la ciudad aislada del campo, donde estaban la mayoría de sus partidarios. Tiene una colección impresionante, pero no tan rusa como otros museos de Moscú. En general, de hecho, San Petersburgo es bastante europea.

Esta es la calle principal de San Petersburgo, donde están la mayoría de comercios, negocios y, en particular, la carísima cafetería de la librería desde donde hice este dibujo, que no le recomiendo a nadie que no sufra de alguna adicción masoquista a los bandoleros. Bonita si que es, pero casi mejor verla de fuera.

El monumento más llamativo de la ciudad es, muy probablemente, la catedral de la Sangre Derramada o, como suelen llamarla los turistas, de la cebolla, por motivos obvios. El nombre le viene por un atentado al zar de turno que tuvo lugar en la zona. Aunque está más chula por fuera que por dentro, merece la pena entrar. Y hasta se puede uno comprar recortables del edificio de esos que se hacen sin tijeras ni pegamento (aunque con mucha, muuuucha paciencia)


Reino Unido (XIX): Oban and everything after

Ya en el tren y de camino a Oban, pudimos ver una mínima parte del paisaje de los páramos antes de que se hiciera noche cerrada. Y bien que se cerró, si señor. A cal y canto. Fue en estas que mientras íbamos dormitando en los asientos de repente el tren se detuvo en lo que debía de ser una estación. Y digo debía porque allí no había ni máquina de CocaColas ni kiosko ni mucho menos ese tipo de gente que siempre parece a punto de irse pero, de hecho, nunca coge un tren. Lo más que había, vías aparte, era un par de bancos y una caseta de esas de herramientas con techo en cuña de madera y un letrero que, aunque no se veía a esas horas, debía poner algo así como “Quinto Pino”. Estábamos considerando la suerte que teníamos de ir a Oban cuando justo en ese momento el revisor nos informó que teníamos que cambiar de tren y nos soltó allí, en mitad de los páramos, como si de Cumbres Borrascosas se tratara.

wuthering-heights-by-robert-mcginnis

Convencida de que a lo más que podíamos aspirar era a un tren fantasma, estaba ya concentrada en el problema más a mano -donde dormiríamos yo y el Equipaje esa noche tan fresquita- cuando, de repente, apareció de ninguna parte el italiado deja-vù con que Mercedes había hecho pandi. No es que no nos hiciera ilusión, a esas alturas ya esperabamos algo en la línea de una manada de hombres-lobo que amenizaran la velada, pero aquello empezaba a resultar sospechoso.

– Andiamoooo! – exclamó Mercedes más contenta que unas Pascuas, resumiendo en una palabra la kafkiana situación en que todos nos encontrabamos.

El caso es que el tipo nos llevó hasta la cabina que, curiosamente, estaba abierta y ocupada, cuan pequeña era, por un grupo de montañeros alemanes que, milagrosamente, no sólo cabían de forma holgada sino que quedaba sitio y todo. Allí nos acomodamos y mantuvimos una amigable charla de lo más peculiar, en tanto que ninguno entendía la lengua de los otros, hasta salir por bulerías o su equivalente teutón cuando se agotó el meneo de cabeza que acompaña a cualquier frase que uno no entiende. Cuando ya nos habíamos hecho a la idea de pasar allí la noche con ese plan tan folkrorico-festivo que nos había salido fue cuando, efectivamente, llegó el tren que esperábamos. Y, por supuesto, una vez más lo cogimos por los pelos.

El tema está en que más bien tarde que pronto acabamos por alcanzar Oban, la capital de las West Highlands. Durante el día, Oban es un puerto recogido y agradable, con un aire impregnado de sal que resulta de lo más marinero y paredes de piedra desgastadas por el agua y las algas. De noche, sin embargo, parecía recién sacado de un cuento de Lovecraft, como si del mismo Innsmouth se tratase y en cualquier momento fuesen a aparecer por las calles híbridos medio pez, medio humano con intenciones de sacrificar a algún dios primigenio a cualquiera que se atreva a hollar la ciudad al ponerse el sol [45].

Una vez llegadas al albergue que, misteriosamente, no había cerrado a cal y canto como hubiese cabido esperar en alguien gafe como una servidora, descubrimos con alegría que existía una lavadora -por su aspecto, eso si, probablemente habitada por algún gremlim especialista en lavar a mano- y, mientras esperábamos a que nuestra ropa recuperase su color original, hubo tiempo de discutir que haríamos al día siguiente. Básicamente, mis planes consistían en llegar hasta Iona, una pequeñísima isla hébrida con restos arquitectónicos de lo más apañados.

El plus no hubiese dejado de ser encontrarme por allí a Capercaillie o, en su defecto, a la cantante, Karen Matheson, que era por aquel entonces mi grupo musical favorito, pero aún pasarían algunos años hasta que tuviese ocasión de hacerlo muchísimo más cerca de casa. Y bien que mereció la pena la espera, porque resultaron ser simpatiquísimos. Así pues, Iona fue lo que hicimos al día siguiente. Oban, a pesar de ser bastante pequeña con sus 8500 habitantes, tiene algunas curiosidades. Por ejemplo, la torre de McCaig’s, que domina la bahía, es una réplica del Coliseo Romano, construida por el banquero John McCaig en 1897 como memorial de su familia y para dar empleo a la población local que, no obstante, no apreció el detalle en si mismo y la rebautizó como McCaig’s Folly (la locura de McCaig). Hay también una catedral en la Esplanade que no acaba de llamar la atención, pero que ahí queda para el que quiera verla. Lo que es yo, tenía intención de coger el primer transporte posible hacia Mull, la Hébrida más cercana, y, de ahí, a Iona.


(45) El tema del sacrificio humano en este caso sería excusable si tenemos en cuenta que, híbrido o no, Mercedes probablemente le habría colgado una maleta al hombro a cualquier entidad que dispusiese de brazos.