El coste de tu viaje


La pregunta del millón antes de salir de viaje viene a ser ¿por mi cuenta o por agencia?. Ambas experiencias son bastante distintas y la elección depende de muchos factores, por ejemplo si uno prefiere ir a su propia bola o disfruta cuando se mueve en grupos, si el país destino es más o menos sencillo de manejar y se controla el idioma o se antepone el moverse libremente a las ganas de no preocuparse por nada. Sin embargo, lo más objetivo de discutir el el precio: ¿es más barato ir a nuestra cuenta y riesgo que apoquinar en la agencia de turno? Usualmente, la respuesta más directa es “no”, pero hay que considerar como se invierte nuestro dinero en ambos casos. A continuación voy a intentar hacer un resumen de cómo lo veo yo, siempre teniendo en cuenta que no he trabajado jamás en agencias y, por tanto, esa parte es especulativa.

Empezamos por la parte sencilla: cuando uno se prepara su viaje. Los gastos, así a grosso modo, se pueden resumir en llegar al sitio destino, los hoteles que se vayan usando por el camino, las comidas diarias y otros gastos, que incluyen moverse en destino de un lado a otro (autobus, taxi, tren, barco, etc) y pagar las entradas a atracciones varias. Todo esto nos lo guisamos y nos lo comemos nosotros, generalmente tirando de Internet para transporte y hoteles e improvisando en destino para lo demás (y también tirando de Internet allí, para qué nos vamos a engañar).

Veamos ahora cómo entiendo yo que se distribuye el dinero que pagamos en la agencia por el viaje equivalente.Para empezar, si no ando muy equivocada, en un viaje organizado hay muchas partes que se subcontratan unas a otras. De forma, oportunamente, si una falla puede largarle la responsabilidad a otra cualquiera: ¿que te cambian el hotel? habla con la agencia; ¿que las comidas son malas? quéjate al mayorista; ¿que no te gusta el guía? ya lo tendremos en cuenta para próximos viajes. Y tú, mientras, a verlas pasar.

La estructura que yo entreveo incluye agencia, mayorista y minorista. Cada uno se queda un porcentaje del total y, si no lo entiendo mal, viene a funcionar así. Supongamos que vas a comprar naranjas. El minorista viene a ser el agricultor, el mayorista es la cooperativa y la agencia es el supermercado. Como regla base, si la compañía te suena mucho -como el Corte Inglés o Halcón Viajes-, es agencia, si has oído hablar de ella -como Mapa Tours, Travelplan o Catai- es mayorista y si no tienes ni el nombre, ya sabes.

El minorista funciona como una especie de agencia local que es en último extremo el que monta el viaje. Entre sus atribuciones parece estar pagar el bus y el conductor, encargarse de diseñar las visitas y comprar los tickets y contratar a los guías. Nótese que el negocio turístico ha conseguido separar la figura del guía tradicional en dos -doble alegría, doble gasto-: el que va en el bus contigo contándote lo que se le ocurre y resolviendo lo que pueda pasar (tour operador) y el que te explica la ciudad o el monumento de turno, que tiene que ser local. Gran parte de tu satisfacción con el viaje va a estar en el tour operador, así que más vale que sea bueno/a. Si este es el caso, es costumbre dejar propina. Si no lo es, la va a esperar igual, pero tú mismo.

Un minorista puede vender sus servicios a varios mayoristas. Esto significa que el que paga el viaje al doble por ir al mayorista “de lujo” puede encontrarse codo con codo con el que lo pagó a precio mínimo con mayorista semi-desconocido por Internet, con diferencia en los hoteles a lo sumo y, la mayoría de las veces, ni eso, ya que en sitios pequeños los hoteles son los que son y no hay más. El mayorista entiendo yo que se encarga de contratar al minorista de turno, organizar vuelos (charter si es viable para que le salga más barato) y reservar hoteles (al mogollón para reducir precios). Me queda la duda de si las comidas las reservan ellos o los minoristas, porque siempre se echan la culpa unos a otros. Igual los almuerzos le caen al minorista y las cenas, que muchas veces son en hotel, al mayorista y así todos contentos arruinando el apetito al pobre viajero.

Finalmente, la agencia es el equivalente a una tienda: maneja varios mayoristas y te ofrece los viajes al precio que estos pongan. En teoría, la diferencia de precio está en la calidad pero en muchas ocasiones, como en la ropa, simplemente está en la “etiqueta”, porque en destino el minorista acabará siendo el mismo.

Llegados a este punto, cabe esperar que los precios sean equivalentes. En los viajes organizados se consiguen descuentos “al bulto”, pero hay que pagar bastantes intermediarios. En este sentido y a la hora de escoger, la mayor ventaja cuando uno va a su cuenta y riesgo es la libertad. Libertad de levantarte cuando quieras, quedarte en los sitios el tiempo que prefieras y comer lo que te de la gana. Por contra, llevarás la preocupación de tener que prepararte el viaje de antemano (o ir a lo loco, que a veces es divertido), hacer todas las cosas del mundo y corres el riesgo de perderte cosas interesantes por el camino. Parece justo. Sin embargo …

Y aquí es donde viene la lista de trucos sucios para maximizar los beneficios de cada intermediario que hacen que, para mí, siempre sea mejor la opción a propia cuenta y riesgo. Ahí van unas cuantas:

-Hoteles: Sean de 5 estrellas o de 3, está claro que cuanto más lejos del centro de la ciudad se encuentren, más baratos serán los hoteles, así que ya hace tiempo que los mayoristas han decidido que la mejor ubicación es … las afueras. Total, a ellos les da igual, te llevan allí en el bus, pero prepárate a encerrarte a partir de las 6 de la tarde o a gastarte 50 o 60 pavos en taxis si es que quieres ver vida más allá de la compañía que lleves de serie.

-Comidas: Hay que entender que no en cualquier sitio pueden darle de comer a 6o personas al mismo tiempo y que, evidentemente, el menú va a ser de comedor universitario, pero hay comidas y comidas. En un Londres o un París puedes llegar a entenderlo pero cuando en una ciudad donde por tu cuenta comer a 5 tenedores te puede salir a 10 euros te ponen una mini-ensalada y el clásico pollo-a-la-salsa-desconocida o cerdo-textura-zapatilla, tienes claro que acabas de convertirte en ganado.

-Las clásicas paradas en “artesanos”: No nos llamemos a engaño. Cuando el tour operador te dice que te va a llevar a ver cómo hacen este producto o el otro -tipiquísimo, al parecer- donde además te van a hacer la rebaja del siglo porque tú lo vales, no hay que tener más de tres neuronas funcionales para saber que el minorista saca tajada de todo lo que compres ahí. Y que de barato, poco o nada. Eso si, para que no te puedas escapar, te dejarán una hora en una tienda gigante en mitad de ninguna parte: o compras, o te sientas a mirar la autovía. Y esto después de haberte hecho visitar el palacio de no-se-cuantos o el museo de-tal-y-cual -que es lo que tú venías a ver en realidad- en media hora porque “tenemos una agenda muy apretada”. Manda bemoles.

-Los interminables días de autobus: Si bien el bus es comodísimo para distancias cortas y te hace ahorrar un montón de tiempo, mucho cuidado con apuntarse a un viaje de esos en que te haces 5 países en una semana: pasarás la mayor parte del tiempo encogido en un asiento de autobus o esperando colas monumentales en el baño de un garito de carretera después de haberte dado el madrugón de turno para cruzar el equivalente a España en 14 horas. Y además, después del segundo día, te tocará aguantar las peleas estilo parvulario para ver quien se sienta en los primeros asientos. Si está muy lejos, tren o avión es lo suyo: tu tiempo de vacaciones vale más que el extra que te vas a dejar.

En resumidas cuentas, cada cual a lo suyo, pero sabiendo uno lo que se va a encontrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: