Ordago a la grande


A una semana escasa del puente de la Inmaculada y, por tanto, del secuestro mafioso-terrorista del espacio aéreo que los controladores perpetraron poco sopresivamente dada su conducta habitual, aún sigue el debate en los noticiarios y programas de tertulia (diría de tertulia serios, pero a los “otros” más que tertulia los considero vodevil). Aunque la tónica general de este blog es tomármelo todo a cachondeo -bien porque lo merece, bien porque la alternativa es echarse a llorar-, por una vez y porque el tema lo merece voy a hacer un post serio. Y, es más, me voy a limitar a dar más hechos que opiniones que, siendo yo viajera frecuente, ya podeis imaginar que pienso de este colectivo de trabajadores, que tiene mucho de colectivo y muy poco de trabajadores.

Los hechos son los siguientes. Los controladores ganan en media unos 350000 EUR al año, a pesar de tratarse de funcionarios públicos. Para referencia, diremos que el funcionariado tiene 30 niveles y un nivel 26 con una antiguedad de unos 10 años puede ganar alrededor de unos 2000 EUR netos al mes, complementos incluidos, salario que no está mal pero pilla bastante lejos del de estos señores. A ello hay que sumarle las famosas “horas extra” de los controladores, que se pagan a, ojo al dato, un 300% de la hora normal. En muchos de los puestos de la administración pública, ni siquiera existe el concepto de hora extra: si hay que cumplir cupos, toca trabajar más deprisa y punto. Pero diremos más. La jornada laboral de un trabajador está en torno a las 40 horas semanales. La de un controlador, teniendo en cuenta la responsabilidad de su trabajo y el estrés al que está sometido, no se acerca ni de lejos. De hecho, he comprobado con cierta sorpresa -a pesar de todo, sigo siendo una ingenua- que sus atribuciones incluyen controlar alrededor de 700 vuelos al año, es decir, menos de 2 al día. Si se echan cuentas de lo que tarda en aterrizar un avión, nos haremos una idea de a cuanto cobran estos señores -o más bien señoritos- la hora de trabajo y de cuánto es su semana laboral. No contentos con estas condiciones, todos ellos han conseguido, bajada tras bajada de pantalones gubernamentales, concentrar su jornada laboral entre enero y, increíble, pero cierto, mayo, por lo que cualquier vuelo entre junio y diciembre -incluyendo los dos periodos vacacionales fuertes donde hay que echar más mano de obra- cuentan como horas extra. Si, de esas que se pagaban al 300%. Lo alucinante de este asunto es que hayan conseguido que les reconozcan que sólo pueden gestionar 700 vuelos al año por cuestiones de estrés, pero, a efectos prácticos, estén concentrándolo todo en 5 meses para poder … efectivamente, echar más horas extra -que éstas no estresan, y además engordan la cuenta corriente a base de bien- durante el resto del año. Cabe señalar que el colectivo mantiene un control férreo sobre el número de controladores que engrosa las filas y sobre el número de preparadores a la oposición al cuerpo -creo recordar que sólo hay una academia a tal efecto-, de forma que cualquier reclamación sobre la necesidad de más personal acaba indefectiblemente en reducción de la jornada laboral y aumento del número de horas extra. Cabe señalar que todos los gobiernos democráticos de este país -no sólo el actual- han cedido a los repetidos chantajes de este colectivo y han ido incrementando sus derechos y decrementando sus deberes hasta llegar a la insostenible situación actual. Añadir que los controladores españoles, según estudios del sector, tienen de las productividades más bajas de toda Europa, no hablemos ya de USA, donde por menos de esto Reagan echó a la calle a más de 1000 controladores y estableció unas leyes que no se las salta un galgo.

Ahora, pasamos al juego de la extorsión que practican estos individuos: a) la baja simultánea por enfermedad de prácticamente una plantilla entera; o b) la convocatoria de huelgas “espontáneas” en fechas específicas de elevadísimo tráfico aéreo que, según ellos, coincide por pura casualidad. A continuación, lo que el Derecho español  señala como condiciones de huelga:

Actualmente regulada por el RD 17/77, de 4 de marzo.

Para que una huelga sea legal, no puede contravenir lo establecido por ley o Convenio para su convocatoria y desarrollo. Son ilegales las motivadas por: móviles políticos y otros ajenos al interés profesional de los afectados; solidaridad o apoyo a causas que no afecten a dicho interés; o pretensión de alterar Convenio o laudos en vigor.

La huelga comienza con una declaración de los trabajadores, sus representantes o las organizaciones sindicales implantadas en el ámbito laboral afectado.

Se comunicará a la empresa o empresas y a la autoridad laboral:

– Con 5 días naturales de antelación (10 en empresas que presten servicios públicos) expresando los objetivos de la huelga, las gestiones realizadas en busca de acuerdo, la fecha de comienzo y composición del comité de huelga.

– La huelga se realizará mediante la cesación del trabajo y la desocupación del centro.

– Son, pues, actos ilícitos o abusivos las huelgas rotatorias, las de celo y las que intenten interrumpir la producción mediante la paralización de sectores estratégicos, así como cualquier alteración colectiva del trabajo distinta de la huelga.

– El personal en huelga deberá respetar la libertad de los trabajadores que no la secunden y prestar los servicios necesarios para el mantenimiento de las instalaciones.

– La empresa no podrá sustituir a los huelguistas por trabajadores que no estuviesen vinculados a la empresa al tiempo de ser comunicada la huelga, ni sancionar más que a aquellos trabajadores que incurran en falta laboral.

Cualquier lector se dará cuenta de que los controladores infringen sistemáticamente como poco dos principios: i) avisar con 5 días naturales; ii) prestar los servicios necesarios para el mantenimiento de las instalaciones. Asimismo, se consideraría como abusiva la falta de celo que aplican cuando los obligan a trabajar después de sus “bajas médicas” simultáneas y éstas últimas serían ilícitas.

Ahora, respecto a los hechos de este puente. De acuerdo a los controladores, decidieron “espontáneamente” ponerse en huelga a mediodía del pasado viernes, momento a partir del cual la mayoría de los trabajadores, que al contrario que ellos salen del trabajo como pronto a las 3, podían empezar a irse de vacaciones. Esta huelga -u otra, a saber- en principio estaba planteada para el inicio de las vacaciones de navidad -sonaba plausible porque ahí también molesta lo suyo- Para cuando yo llegué al aeropuerto, a eso de las 6:30, se había cerrado el espacio aéreo español por completo. Ante la coacción de estos individuos, a los que poco parece importarles la vida de los viajeros en tanto que la usan como comodín por si los fuerzan a trabajar contra su voluntad, el gobierno reacciona obligándolos a acudir a sus puestos de trabajo. Esta gente, suponemos que bajo consejo de sus abogados, hace exactamente eso: se presentan en su puesto e indican que no van a hacer nada porque están estresados. Eso si, estar, están allí. Ante este órdago a la grande, el gobierno decide ir por el curso legal y aprobar una serie de decretos de urgencia en los que se declara un estado de alerta que obliga a los controladores a trabajar bajo control militar. Dos días (medio puente) después, se reestablece el tráfico aéreo en condiciones semi-normales. El resultado:

-Desde el punto de vista del viajero, dos días perdidos en aeropuertos en colas interminables y discusiones sin sentido con el agobiado -y en muchos casos, tal vez por ello, desagradable- personal de tierra y, por tanto, en hoteles pagados y cualquier otro servicio que tuvieran contratado en destino. En muchos casos -como el mío- la cancelación definitiva del vuelo, con la pérdida de dicho vuelo, el de vuelta -de no estar contratado con la misma compañía-, el alojamiento y, en su caso, manutención en destino, coches alquilados, etc. Ante esto, supongo que los controladores dirán que deberíamos habernos sacado un seguro de viaje, ya que de acuerdo al deleznable portavoz del colectivo, César Cabo, ellos nunca tienen la culpa de nada. Pero lo más importante de todo es, sin duda, la pérdida de unas merecidas vacaciones que la gente que trabaja 40 horas mínimo por semana y, en muchos casos, no cobra las horas extra, tenía derecho a disfrutar tranquilamente.

-Desde el punto de vista de las compañías, vuelos cancelados o retrasados, quejas infinitas por los usuarios, pagos a aeropuerto por el espacio de los aviones atrapados en las pistas y caos absoluto para reubicar a los pasajeros. Supongo que también horas extra para mantener el personal suficiente en tierra para manejar la inundación de quejas de los pasajeros. Supongo que el coste de todo esto irá a parar a una reclamación a AENA, que, como Hacienda, mientras siga siendo pública somos todos.

-Desde el punto de vista de AENA, si son justos, les corresponde indemnizar a los pasajeros por el monte total pérdido, más daños y perjuicios (ver derechos del pasajero más abajo) y a las compañías por las pérdidas económicas. En tiempos en que es necesario por primera vez BAJAR el salario de los empleados públicos hasta un 10% y nos suben los impuestos como el IVA para cubrir déficit, este golpe a las arcas públicas va a venir fenomenal

-Desde el punto de vista de los controladores, vuelta a los puestos de trabajo a partir del domingo bajo control militar. El estado de alerta acaba justo al comienzo de las vacaciones de navidad (cuando estos individuos tenían anunciada la huelga originalmente), por lo que nadie garantiza que no vuelvan a las andadas en ese momento, ahora si, con la huelga oficialmente anunciada y, por tanto, sin que legalmente se pueda hacer gran cosa (salvo nuevos decretos). Aparte, 400 controladores tienen abiertas causas por abandono indebido del puesto de trabajo con consecuente riesgo para un colectivo elevado de personas y se enfrentan a penas que pueden variar entre pagar ellos las indemnizaciones (ya se ha decretado que no pueden cambiar en estas fechas la titularidad de sus bienes, por lo que pueda pasar) y entre pocos meses y unos años de carcel. Ante esto, cabe ser escépticos, ya que, desgraciadamente, no tenemos con quien reemplazarlos gracias a su política de mafias. Ante la perspectiva de que les toquen donde más duele -el patrimonio- ya hemos visto estos días a varios controladores derrumbarse en los medios y rasgarse las vestiduras diciendo, poco menos, que no sabían lo que hacían. Pues ya podrían saberlo, en tanto que lo repiten en cada periodo vacacional. Por su parte, el que no pierde los nervios, ni la cara de cemento armado, es César Cabo, que indica que la culpa es de AENA por cerrar el espacio aéreo, ya que podían seguir funcionando con los cuatro gatos que no secundaron la huelga. Pues si es así, ¿para qué queremos pagarle al resto de los controladores? Parece ser que nos sobran 400 …

Lo peor de todo este asunto es que, como cabía esperar, los políticos, que ayer parecían de acuerdo en cuanto a las medidas tomadas para lidiar con esta situación, hoy vuelven a hacer campaña de forma demagoga y poco responsable. La señora de Cospedal parece que, con tal de llevar la contraria al gobierno, hoy se alía con nuestro más que odiado colectivo dando a entender que el PP se opondrá a cualquier medida que el PSOE proponga para acabar con la tiranía de los controladores. Cabe resaltar que el mérito de lo que se haya conseguido el fin de semana, más que del PSOE es del señor Rubalcaba que, hasta donde yo llego, ha sido el único capaz de poner el cascabel al gato, aunque haya sido un cascabel pequeñito y cuando ya había robado el pescado. Posturas como ésta, señora de Cospedal, son las que hacen que ustedes no hayan llegado aún al poder a pesar de las tropelías y desmanes del gobierno actual estos años y que más de un 40% del país según la 1 en TV esta mañana dude del sistema democrático en si.

Como conclusión, en opinión de una servidora, esto no va a acabar hasta que: i) se limite de forma muy estricta el derecho a huelga de los controladores, acogiéndose a que su labor implica vidas en peligro; ii) se prepare para ejercer labores de controlador a un número mayor de personas, por ejemplo, en el mismo ejército como salida profesional futura; iii) se tomen las medidas oportunas para que esta gente pague, con dinero y cárcel, sus actividades ilícitas como cualquier otro fuera de la ley. Y, ya puestos, no estaría de más que se reconsiderara la duración de su jornada laboral y sus salarios para bajarlos al mundo real, donde la gente está en paro dependiendo de 400 EUR con las horas contadas, tiene que hacer cuentas para pagar su piso de VPO y puede tomarse como mucho 5 días seguidos de puente al año. Si los señores controladores los dejan, claro está.

Anuncios

3 responses to “Ordago a la grande

  • Ana V.

    Yo los hubiera despedido a todos, para ser franca, sincera y justa con los españoles.
    En primer lugar porque las leyes están para todos, y bien usadas son la caña solo que hace falta que alguien como Rubalcaba tenga el arrojo de aplicarlas para variar; en segundo lugar porque siempre se pueden contratar más y, total, por lo que cobran en España cualquier controlador europeo se viene llorando de alegría y preguntándose cómo fue que no compró la lotería y además le toco; y en tercer lugar porque los tribunales están para todos con un sistema de justicia fantástico donde se van a tener que ver las caritas con los consumidores que en su día jorobaron a placer.
    Por todo esto yo opino que a la calle. Sin miedo, sin pena y sin más vueltas. Que en esta vida, señores, no existe ni pena ni condena sino acciones y consecuencias, así que a poner la mano y a recoger lo que uno siembra y nada de facturar al poder coercitivo y enviarlo bien lejos junto con todas las maletas perdidas, que allí era donde yo los mandaba, a todos, con un gran sello de cariño infinito y de viaje de ida.
    Gran post guapa! ya era hora que alguien resumiera esta historia de una manera veraz y alejada de “españoladas” en las que todos dicen pero nadie sabe.
    ¡Un beso! y espero que no te estropeen más viajes esta panda de mindunguis caprichosos.

  • LUCY

    Querida Cristina,

    Cada cual es libre de tener su opinión, por supuesto, pero creo que hay algunas cosas que no has tenido en consideración.

    Por descontado, no voy a defender ni mínimamente que un trabajador con una responsabilidad de esta índole abandone su puesto de trabajo como forma de protesta, bajo ninguna circunstancia, ocasionando los daños que todos conocemos. Tampoco voy a defender que el colectivo al completo tenga razón con sus demandas, siquiera.

    Sin embargo, creo que esto se ha salido de madre, y que los controladores han sido escogidos, por sus elevados sueldos, para poder manipular a la opinión pública a través de sus instintos más bajos. En primer lugar, que un colectivo tiene un sueldo superior a la media y más parecido a los sueldos que gastan en el resto de los países europeos, lo que se debería exigir es que la gestión política y económica iguale el resto, no que este colectivo vea mermados sus derechos. En segundo lugar, el sueldo fue rebajado por decreto en febrero de este año. ¿Desde entonces llevan planeando la huelga encubierta de diciembre?
    La mala gestión de los sucesivos equipos gubernamentales -pp y psoe-, en la que prima el parche y el dejarle el ‘marrón’ al que viene detrás, está detrás de sus sueldos, no lo olvides. Y tampoco que llevan sin convocar plazas para controlador desde 2006. AENA prometió reforzar la plantilla en octubre de este año, aunque no ha sido así (hay 300 candidatos en formación esperando para entrar en enero, pero al gobierno no le interesaba que entraran con estas condiciones y sueldos, claro, y menos estando en déficit por las monumentales obras acometidas por AENA). En cuanto a las horas de trabajo y a las horas extra, estas fueron convenidas así por un gobierno anterior para poder saltarse la ley y hacer que pudieran trabajar más horas. En cuanto a si trabajan poco o mucho, hay mucha controversia, pero… Somos el segundo país en recibir tráfico internacional, después de Francia. Francia dispone de 4.400 controladores aéreos (que además se pusieron en huelga hace un par de meses y sus condiciones son bastante mejores que las de los de aquí). En España hay 2.500 controladores, aproximadamente. Yo no sé si eso podría resultar de referencia.

    Si te lees las sucesivas modificaciones al convenio realizadas durante este año, no creo que llegues a una conclusión distinta de las que emitieron magistrados del tribunal constitucional y catedráticos de derecho laboral de la UCM: utiliza términos confusos y engañosos, y, aunque se podría deber a las necesidades de un colectivo problemático, entra en clara contradicción con el estatuto de los trabajadores, al establecer que tanto las bajas, las hospitalizaciones, las guardias en domicilio, las imaginarias en aeropuerto y los permisos no contabilizan como tiempo efectivo de trabajo (ellos utilizan el término ‘actividad aeronáutica efectiva’) y por tanto se han de recuperar.

    Nadie dice que no sean unos privilegiados, por sus sueldos. Pero el viernes se aprobó la privatización de una empresa que, bien gestionada, era la que más ingresos hacía a las arcas del estado español. Además, se derogó la ayuda de 425 euros al parado y se elevaron los impuestos del tabaco. Nadie habla de esto, porque todos hemos encontrado la cabeza de turco en el cuerpo de los controladores aéreos, quienes nos indignan por ganar más, y quienes consideramos que deberían aguantar condiciones que ningún trabajador debiera, sólo por sus excesivos sueldos (acordados por el gobierno).

    Quizá han logrado escindir aún más la solidaridad que debiera haber entre la población, evocando los más bajos instintos del ser humano, el rencor que habita en cada uno de nosotros por nuestra situación económica. Si permitimos que se instrumentalice a un colectivo para poder utilizar sus ‘prebendas’ como excusa para más tarde aplicarnos a los demás reducciones de las mejoras conseguidas en el último siglo para el trabajador, nos estaremos ahorcando nosotros mismos con la soga que ellos nos han dado en mano.

    Por cierto, que aludes al conflicto de Reagan. Este no despidió a 1.000 controladores, como dices, supongo que es una errata. Despidió a once mil. Y además aprobó una ley por la que no se les podía volver a contratar de nuevo, ley que no derogó Clinton hasta 1993. Reagan declaró ‘ilegal’ una huelga totalmente legal y convocada con antelación, a través de la cual los controladores pedían un aumento de sueldo, y el derecho a tener una pensión compensatoria en caso de que se les jubilara por enfermedades provocadas por el desempeño de su labor. Si tú crees que eso es desproporcionado… La diferencia es que Reagan acudió a una antigua ley que decía que los empleados federales no tenían derecho a huelga (en la huelga del 29S hicieron un 110% de servicios mínimos, los nuestros) y nuestros controladores, a día 4 de diciembre NO ERAN FUNCIONARIOS PÚBLICOS. Más que nada porque un 49% de la entidad gestora ha pasado a ser de entero capital privado.

    En resumen, yo lo que veo es una administración chapucera que no sabe cómo arreglar lo que se debiera haber arreglado hace años, se dedica a ‘decretar’ de golpe y porrazo, y aprovecha la conflictividad de un colectivo para apretarlo más y obligarlo a reaccionar; así, de repente el gobierno ya no tiene esa imagen de ‘blandengue’ que se deja llevar por las circunstancias (justo cuando se publica que su margen de voto ha caído 25 puntos frente al partido contrario), y de rebote, nadie habla de la privatización de AENA, ni de los 425 euros que no están ni de la inminente llegada de los mercados negros de tabaco, a tenor de los precios que están alcanzando.

    Conclusión: Está muy bien que un paquete de fortuna cueste ochocientas pesetas de las de antes, porque así lo pagan en Europa. // Es totalmente injusto que alguien tenga el sueldo que se acostumbra en Europa: lapidémosles, pisoteémosles y que se aguanten con los derechos mermados, en vez de pedir que nos los suban a nosotros.

    • crisurdiales

      Querida Lucy,

      Me da que el post te coge de cerca y, por tanto, entiendo que estes más puesta que yo en lo que gana un controlador europeo frente a lo que gana uno nacional, si bien a mi me ha llegado por varias fuentes que es MENOS de lo que gana uno aquí en relación sueldo por hora trabajada. No estoy de acuerdo, en cualquier caso, que si su salario es 10 veces superior al de cualquier otro funcionario español (y al de la mayoría de los asalariados por otro lado) en un momento en que por la crisis se van a eliminar ayudas sociales y mutuas, se ha bajado el salario de los funcionarios en torno al 10% y los impuestos se han disparado, en tanto que el resto de los salarios no pueden igualarse, se siga manteniendo esta barbaridad. Lo razonable es que se igualen al resto y punto, en tanto que todos trabajan para el estado. Efectivamente, tienen mucha responsabilidad, pero también la tienen los médicos o los conductores de trenes y no nos vienen con huelgas cada 5 minutos. ¡Por favor! El agosto, el primer día de vacaciones, también hubo una “baja” masiva por enfermedad repentina que retrasó todos los vuelos (a mi me pilló en tránsito a San Petersburgo y fue un movidón). Y, ya puestos, yo diría que Telefónica daba aún más pasta que AENA al Estado y cuando la privatizaron (gobierno anterior) aquí nadie dijo ni mú. Y, en cuanto al tabaco, a mi me trae al pairo como no fumadora, pero no mezclemos las churras con las merinas: si los fumadores me dan una paliza para protestar porque el gobierno les suba los impuestos, me acordaré de la madre de los fumadores; pasando del gobierno. Además, peor que lo del tabaco es lo de la vivienda y nos lo hemos tragado como campeones.

      Ahora bien, en honor a la verdad y como buena conspiranoica, si yo fuera un tío tan listo como Rubalcaba (y no lo digo con admiración, a mi la política me da asco) si tuviese un crío adicto al azúcar aprovecharía la hora de la siesta para quitarle los caramelos. Así los vecinos no me mirarían mal si le doy unos cachetes y, de paso, aparto la atención de problemas más gordos de la comunidad, como los 400 EUR que mencionas, la desaparición de MUFACE, que has olvidado mencionar, el hecho de que Marruecos haya dado un primer aviso de marcha verde sobre Ceuta y Melilla, el que la situación económica se está volviendo insostenible … Lo malo -sobre todo para ellos- es que los controladores han mordido el anzuelo con la misma alegría con que han liado siempre estas zapatiestas (y hasta ahora les había salido bien) y ahora se arrepienten porque, por primera vez, España culpa a un colectivo de una mala gestión del gobierno. La policía no es tonta y yo tengo muy claro que esto son fuegos artificiales para cubrir los 400 EUR, igual que con el futbol cubrimos en verano la bajada del 10%, como si fuera la primera vez que Rubalcaba hace una descubierta, infórmate de lo que hizo hace años con la enseñanza. Pero no te confundas: el que el gobierno lo haya hecho de culo no quita que una panda que gana la pasta que gana un controlador no tenga derecho -DERECHO- a j*derle el Puente al ciudadano de a pie con una huelga claramente ILEGAL -esto veo que no lo rebates- con razón o sin ella. Si todos los bomberos de NYC hubiesen aprovechado para hacer una huelga el 11S, la gente habría salido a la calle a lincharlos. Aquí, como la cosa no es aún comparable, salvo que se estrelle algún avión en una huelga de celo, nos limitamos a ponerlos a parir.

      Justo o injusto el sueldo de los controladores, al final siempre lo pagamos los mismos, así que por lo menos nos queda el derecho al pataleo. En resumen, si no les gusta como los tratan, tienen dos opciones: las huelgas legales -como todo el mundo- o pirarse a un trabajo de a pie y dejarle el curro a otro, que seguro que alguno de los que han perdido los 400 euretes se apunta por bastante menos de lo que cobran ellos. Te digo más: a mi me trae al fresco lo que cobre un controlador mientras me deje volar, igual que no me importa a cuanto le paguen las guardias a un médico mientras me cure. Lo que no estoy dispuesta es a que cobren por fastidiarme cada periodo de vacaciones.

      Y, para terminar, tirón de orejas a la oposición: si hubiesen sido ellos los que declaran un ESTADO DE ALARMA para resolver una situación debida a su mala gestión, aquí se habría hablado poco menos que de una vuelta a la dictadura, pero no: en lugar de criticar que poco más o menos se declare DEFCOM 2 porque unos señores no quieren (otra vez) cumplir sus obligaciones, ale, como siempre a tirarle piedras que acaban rebotándoles. Señores: hagan algo constructivo de una vez o sufran -como siempre- las consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: