Nueva Zelanda (V): Tasman, Cook e ingleses a cascoporro


El primer europeo en pisar las islas, el holandés Abel Tasman, llegó en 1642. Tasman se limitó a pasear por la zona y descubrir todo lo descubrible, o sea, todo, ya que el que los maoríes lo llevasen pisando cinco o seis siglos no significaba gran cosa para el europeo medio. Sin embargo, el siguiente en llegar fue el británico James Cook en 1769 que, naturalmente, según las costumbre de la época, declaró la tierra propiedad de Su Majestad (1). Espero que le sirviera de consuelo cuando luego, haciendo honor a su apellido, acabó en el puchero.

Abel Tasman planificando sus vacaciones

Abel Tasman planificando sus vacaciones

En respuesta a la posterior llegada de franceses que, básicamente, trataron de hacer lo mismo que ellos, los ingleses firmaron con los maoríes en 1840 el tratado del Waitangi por el que le cedían la “kawanatanga” (soberanía) de sus tierras a la Reina a cambio de que ellos les reconociesen que lo suyo era suyo. Es de señalar lo bien que se lo montan los ingleses en estos temas, ya que hoy en día el Waitangi Day (6 de febrero) es la fiesta nacional de los maorís, en que celebran, por lo que yo entiendo, que los bretones se lo levantaron todo. Hablando en cifras, la población original maorí de unos 100000 individuos se había decrementado a unos 40000 en el 1900, mientras que los europeos (pakeha) se contaban alrededor de medio millón. El problema fue, al menos de acuerdo a los británicos, la falta de un jurista competente bilingüe, es decir, que hablase maorí e inglés. El contrato final debió ser como para enviarlo certificado al infierno a la atención de Mefistófeles y con un post-it que dijese “¡Aprente, aficionado!”. Parece que en lo único que ambos bandos estaban completamente de acuerdo era en que el tratado constaba de tres artículos. Por lo demás, donde unos dijeron ceder, querían decir compartir y donde dije digo digo Diego. Lo normal. A mediados del XIX llegaron más europeos en busca de tierras y, Waitangi o no, la guerra estalló alrededor del 1860. Los británicos sufrieron bajas considerables pero, armas de fuego por medio, acabaron fácilmente con los guerreros maorís y, como ya se veía venir, se quedaron con las tierras, estableciendo principalmente granjas y pastoreando ovejas. En el 1975 se instituyó el tribunal del Waintangi que arbitra disputas entre las iwi (tribus) maoríes y el gobierno, estableciendo compensaciones, caso de ser necesario, que suelen invertirse en servicios de salud y educación para las iwi.


(1) Es decir, SU majestad de él, que poco o nada tenía que ver con los hasta entonces felices habitantes de la zona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: