Reino Unido (XXI): Fantasmas y gaitas al este de Escocia


En cualquier caso, Edimburgo tiene el dudoso privilegio de ser una de las ciudades con mayor densidad de habitantes paranormales del Reino Unido. Por poner algunos ejemplos, en Cowgate se aparece el fantasma de un reo colgado con la marca de la soga al cuello. En Kirkyard, los espíritus de los prisioneros que murieron allí se dedican a molestar e incluso herir a los visitantes. En el Learmouth Hotel, un polstergeist se dedica a abrir y cerrar puertas, mientras que el Holyrood House Palace el fantasma desnudo de una mujer, supuestamente torturada y quemada por bruja en 1592 aparece de cuando en cuando. En Lauriston Castle se oye ruido de pasos y algo más ruidosa es la dama verde que encanta los pasillos de Caroline Park House. Aún más macabra fue la historia de una mujer decapitada y su hijo que paseaban en el siglo XIX por los pasillos del Gillespie Hospital y cuyos cuerpos parece ser que se encontraron escondidos bajo las ruinas de éste tras su demolición. En las afueras de la ciudad las noches de nieve a veces se avista el fantasma desnudo de Lady Hamilton de Bothwellhaugh, que fue abandonada en la zona sin ropaje alguno una noche de invierno después de que el castillo de su esposo fuese conquistado. Tampoco faltan las hadas en la zona, habiéndose reportado una puerta a su reino en la colina de Calton Hill que sólo aquellos convenientemente dotados de una “segunda visión” podían apreciar.

edimburg2

Con fenómenos paranormales suficientes como para que Mulder levitara de alegría no es de extrañar que también se cazara un brujo o dos en la ciudad. El último en ser ejecutado fue Major Weir, en 1670. Weir vivía en West Bow con su hermana, junto al castillo de Edimburgo y pertenecía a una secta protestante bastante estricta. No está muy claro si por apoyarse en un larguísimo bastón negro, por tener una hermana solterona o porque, en algún momento, con tanta religión perdió la chaveta y hubiera confesado voluntariamente hasta el asesinato de Kennedy si a esas alturas hubiese existido Dallas. El caso es que sus colegas de secta no tuvieron problemas en creerse que Weir comulgaba con satanás y, ya puestos, echaron a su hermana al saco. A el lo condenaron a ser estrangulado y quemado, mientras que con su hermana fueron piadosos y se conformaron con colgarla en Grassmarket. Al parecer, Weir renunció a arrepentirse y su bastón, quemado también, se retorció como una serpiente [27].


(27) La hermana de Weir no se sabe que dijo, aunque probablemente tuviese algo que ver con las ventajas de ser hija única.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: